Braquioplastia

Es un procedimiento quirúrgico que se realiza para resecar el exceso de piel y la menor cantidad de grasa de la cara interna de los brazos. El objetivo final es lucir brazos más armónicos. En algunos casos se hace en conjunto con una liposucción.
El paciente deberá acudir a la consulta, donde en conjunto con el Dr. se decidirá si es candidato para una braquioplastia. En la primera consulta el paciente aclarará todas las dudas con respecto a la intervención que desea realizarse, así como las posibles complicaciones que puedan surgir de la misma.
Anestesia General
Los pacientes sometidos a esta intervención, egresan el mismo día del centro hospitalario o quirúrgico. El dolor post operatorio es tolerable en la mayoría de pacientes, pero siempre se administran analgésicos por un término comprendido entre 48 a 72 horas. En esta etapa post operatoria el paciente debe utilizar una faja compresiva por 3 semanas. La recuperación de este tipo de intervención siempre es rápida y satisfactoria.