5 trucos para mejorar la dieta en tiempos de confinamiento

Pese a los esfuerzos que realizamos por mantenernos activos en el domicilio, lo cierto es que resulta complicado y la consecuencia directa es que el gasto gasto energético es menor y somos más propensos a ganar peso.

Estar recluidos en casa no significa que debamos renunciar a llevar una dieta equilibrada y saludable. Es más, es necesario. Lo normal, es que nuestros niveles de actividad física se hayan vistor reducidos por el confinamiento y que nuestras neveras se hayan llenado de opciones con un dudoso valor nutricional lo que redunda irremediablemente en el equilibrio calórico.

“Pese a los esfuerzos por mantenernos activos en el domicilio, la realidad es que nuestro gasto energético está disminuyendo considerablemente. Para no ganar peso durante estas semanas de confinamiento, debemos restar las calorías que empleábamos antes en movernos para desempeñar nuestra vida en la calle y en el trabajo”, explica Rocío Práxedes, dietista-nutricionista de la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Valencia


5 claves en la dieta

Así pues, la experta comparte algunos consejos prácticos para que seamos capaces de adaptar nuestra dieta a la situación:

  • Optimiza tus recetas. Generalmente, las familias contamos con una serie de menús rotativos, pues bien, busquemos la manera de hacerlos más ligeros, por ejemplo, eliminando temporalmente de los platos de pasta y arroz, los ingredientes más grasos (longaniza, morcilla, chorizo…). Este gesto puede disminuir sorprendentemente las calorías del plato: 80g de pasta con 50g de longaniza, cebolla, tomate y 15g de queso, contiene 700kcal, mientras que 80g de pasta con verduras y 50g de atún, tiene aproximadamente 550kcal.
  • Disminuye el número de ingestas al día. Si ahora no madrugas tanto, o cenas temprano, puedes suprimir el tentempié de media mañana o media tarde.
  • Reduce las cantidades de los platos principales. Realiza el ejercicio de pesar en una báscula tu ración habitual de comida y cena, a continuación, disminuye la porción de alimento. Por ejemplo, si antes hacías la paella con 90g de arroz por persona, utiliza ahora una ración de 70g, y si tu filete pesaba 200g, redúcelo a 150g.
  • Emplea más frutas y verduras. De estos grupos de alimentos podemos abusar, su escaso valor energético, aporte de vitaminas y minerales, y efecto saciante, hacen que sean ideales cuando hay hambre o la costumbre de llenar el plato. Una guarnición de champiñones sólo aportan 15kcal (125g), medio calabacín tiene 50kcal (150g), una naranja 81kcal (200g), y un plato de lechuga no alcanza las 5kcal (30g).
  • Elimina, o al menos limita en la cesta de la compra, los alimentos superfluos. Son una perdición: 3 galletas con chocolate aportan 250kcal (17g/unidad) y media bolsa de patatas fritas 436kcal (1 bolsa contiene unas 170g). Si te gustan los dulces y snacks, elige un solo producto en la compra semanal, y resérvalo para esa peli en familia, café por Skype, o fiesta de cumpleaños este año en casa.

No se trata de no disfrutar comiendo, sino de realizar una alimentación consciente, teniendo claro qué alimentos no pueden faltar para mantener nuestra salud, ajustando las cantidades a nuestras necesidades, y dejando para ocasiones especiales, los alimentos que no son esenciales”, concluye la experta.


Tomado de:  www.saludyestetica.com.co

This template supports the sidebar's widgets. Add one or use Full Width layout.